Isidre Esteve: “Ha sido espectacular, se han volcado con nosotros”

En acción: Isidre Esteve 2017 Dakar

Tras diez años del accidente que le causó una lesión medular T7 en un rally de Almería, Isidre Esteve ya puede afirmar que vuelve a ser competitivo. El piloto de Oliana (Lleida) reaparecía en el Dakar 2017 con el objetivo de finalizar la prueba, pero los buenos resultados de los lubricantes Repsol así como el buen comportamiento de Cojín Inteligente, han hecho que las expectativas del equipo se hayan superado con creces.

El piloto de Repsol ha superado con éxito el reto al completar sin problemas físicos el Dakar 2017, la carrera más dura del mundo, y finalizar en el puesto 35 en coches y 4º en la categoría T1.S (Vehículos 4×4 Modificados derivados de serie). Atiende a Box Repsol a pocas horas de aterrizar en Barcelona, satisfecho por el resultado.

PREGUNTA: Tras ocho años lejos del Dakar volviste a la carrera con la intención de finalizar la prueba, aunque vuestra posición en la general así como el nivel competitivo que habéis demostrado, ha superado todas las expectativas. ¿A qué se ha debido?

RESPUESTA: Antes de arrancar con el Dakar 2017 ni nos hubiéramos imaginado terminar en esta posición. La verdad es que las cosas, en general, han ido muy bien, no hemos tenido problemas que nos hayan penalizado mucho, el ambiente en el equipo ha sido fantástico y físicamente hemos soportado muy bien las dificultades de esta carrera.

Isidre Esteve en el Dakar 2017

P: El Dakar es la prueba más dura del mundo, el rendimiento mecánico suele influir y mucho. ¿Cuál ha sido el rendimiento del vehículo y los lubricantes?

R: Los únicos problemas que hemos tenido con el coche han sido de juventud. Es un vehículo que no ha competido lo suficiente y hemos tenido que solucionar ciertas averías sobre la marcha, pero lo cierto es que han sido problemas técnicos que hemos superado en tan solo 15-20 minutos. Que no hayamos tenido mayores problemas o contratiempos se ha debido sobre todo a la calidad de los lubricantes. Todo piloto sabe que los lubricantes son una de las claves para evitar averías mecánicas graves y tener confianza en ellos es fundamental. El Dakar es una carrera dura y complicada, con grandes cambios de altura y temperaturas extremas, y eso afecta negativamente al rendimiento de los lubricantes con lo que el riesgo de averías mecánicas es mayor.

Isidre Esteve saliendo en una especial del Dakar

P: Aún habiendo superado las expectativas iniciales, ¿qué te gustaría mejorar para la edición del año que viene?

R: Mi objetivo sigue siendo el de estar en el grupo de pilotos competitivos y, tras solucionar los problemas en el apartado físico, evolucionar y mejorar la parte mecánica y la infraestructura del equipo. En cuanto al coche, era bueno pero hay que dar un paso más y ser más competitivos; debemos mejorar nuestra infraestructura y tener, como el resto de equipos, auto caravanas para descansar tras las etapas; y, finalmente, debemos hacer más carreras internacionales

P: Así que, ¿ya estás planificando el calendario de 2017?

R: Así es. Es necesario que compitamos y acumulemos kilómetros en más carreras internacionales. Al llegar al Dakar vimos que nos faltaba ritmo de ejecución, cosa que a medida que pasaban los días, tanto mi copiloto Txema Villalobos como yo, fuimos mejorando. Cuanto más rápido vas, más rápido llegan los cruces, los peligros, los cambios de navegación y para estar preparado para ello hay que mejorar tanto el calendario, como el ritmo de carrera y el coche.

P: ¿Qué es lo que más destacarías de esta edición del Dakar 2017?

R: Todo. Creo que Marc Coma ha hecho un gran trabajo en el diseño de las etapas que componían la carrera. Esta edición ha sido al más puro estilo Dakar, donde el equilibrio y la combinación entre navegación y cambios de ritmo ha sido el adecuado. Ha habido etapas buenísimas pero las que con mayor satisfacción recuerdo son algunas de Bolivia y Argentina.

P: Tras ocho años y volver al Dakar, ¿Cuál es el recuerdo que te llevas?

R: Como en todas las ediciones del Dakar, el mero hecho de terminarla es algo muy positivo, ese era nuestro primer objetivo, pero entre las cosas buenas que hemos vivido en esta edición destacaría nuestro paso por Bolivia, por su gente, por su gran afición y ambiente. Ha sido espectacular como la gente se ha volcado saliendo a la carretera con banderas y animándonos continuamente. El golpe más fuerte para todos fueron las fuertes lluvias en Volcán (norte de Argentina) que provocaron inundaciones y un alud que dejaron muertos, heridos y mucha gente tuvo que ser evacuada. De esta desgracia me quedo con que la organización del Dakar se volcó con los afectados y anuló la etapa para prestar ayuda a los habitantes.

Esteve y Villalobos Dakar 2017

P: ¿Alguna anécdota?

R: Más que una anécdota querría destacar el espíritu del Dakar. Ese espíritu que hizo que Cristina Gutiérrez, mi compañera de equipo, parara cuando Txema y yo nos quedamos en Bolivia atascados en arenas blandas a 3.500 de altura. El pobre Txema estaba desenterrando el coche él solo cuando se paró el coche de Cristina y, no importándole el tiempo que perdería, ella y su copiloto, Pedro López, nos ayudaron a sacar el coche de la arena. Esto sólo lo puedes encontrar en esta prueba.

P: ¿Qué papel consideras que ha jugado el Cojín Inteligente durante la competición? ¿Ha funcionado como esperabas?

R: De forma absolutamente determinante. En el Dakar los pilotos pasamos 12 y 15 horas sentados al volante y, aquellas personas que padecemos lesiones medulares, tenemos el riesgo de sufrir úlceras de piel tras tantas horas de conducción. Las características del cojín inteligente hacen que no se den este tipo de lesiones y que el piloto se centre en conducir y competir.

P: ¿Cómo funciona?

R: Lo mejor de este Cojín Inteligente es que trabaja todas las zonas de contacto de forma independiente. Está distribuido en ocho zonas diferenciadas por colores y dotado de electroválvulas y un software que proporcionan un movimiento continuo que ayuda al riego sanguíneo en aquellas zonas que están mas presionadas. Genera un movimiento imperceptible y cambia la presión en los glúteos, algo así como un masaje terapéutico, lo que evita las úlceras en las zonas expuestas. La verdad es que yo no noto nada pero mi cuerpo y mi piel sí y eso hace que me despreocupe de ello y me centre en la conducción y la competición.

Isidre Esteve y su copiloto Txema Villalobos han superado con éxito la prueba más exigente del Mundo y ya están con muchas ganas de prepararse para volver el año que viene. Desde Box Repsol les animamos a que sigan superándose cada día y luchen por sus sueños.