Marc Márquez y los lubricantes Repsol, un tándem campeón

Los Lubricantes Repsol Moto han sido formulados por el mismo equipo que ha diseñado los lubricantes para nuestro equipo de MotoGP. El resultado es una familia de lubricantes que cuidan mejor el motor, proporcionando una conducción más suave y mayores prestaciones durante más tiempo.

Tomás Pérez, Investigador en el Centro de Tecnología Repsol (CTR), nos cuenta el proceso por el cual se desarrollan los lubricantes para moto, empezando desde los circuitos del Mundial de MotoGP hasta llegar a las motos que usamos todos nosotros.

¿Cuál es el proceso de elaboración de un lubricante?

 

Lo primero que debemos saber de un lubricante son sus principales funciones: arrastrar la suciedad, limpiar el motor, lubricar las piezas en contacto y minimizar la fricción para evitar el desgaste. Todos los lubricantes están formulados con aceites base y aditivos; dependiendo de la mezcla de estos componentes se aportarán distintas propiedades al motor.

En el CTR seleccionamos los mejores aditivos: antidesgaste, detergente, dispersante, etc. Éstos permiten conseguir las mejores prestaciones. Nuestro objetivo es ofrecer un producto con una larga vida útil, resistente a la temperatura y con aditivos antioxidantes que le confieren mayor vida al motor. La clave es en definitiva, mejorar la eficiencia del motor.

Otro aspecto a tener muy en cuenta es conocer bien el motor para el que está pensado el producto. No es lo mismo desarrollar un aceite para moto, que uno para coches. Debemos seguir las especificaciones del fabricante para ese motor, con el objetivo de superar las expectativas. Buscamos que un lubricante no solo cumpla con los mínimos establecidos, sino que además proporcione un gran valor añadido que nos permita competir con las marcas líderes del mercado.

Tomás Pérez, investigador en el área de lubricantes del Centro de Tecnología Repsol

¿Cómo se ponen a prueba los lubricantes antes de sacarlos al mercado?

 

Una vez tenemos una mezcla que nos convence, arrancamos el proceso de pruebas en nuestro laboratorio de motores. Probamos el aceite en diferentes motores, para poder así comprobar como varía la potencia y la fricción que genera, revisando con microscopio las superficies de contacto. En este laboratorio de motores tenemos también una celda con un motor monocilindrico con las mismas características del motor Honda de competición, como el que tiene la RCV213 de Marc Márquez y Dani Pedrosa.

En base a las pruebas, seleccionamos los mejores productos y utilizamos la mejor tecnología y una vez que el producto está disponible de forma comercial, realizamos ensayos de campo. Hicimos un seguimiento en la universidad de Valencia con el fin de comprobar como influía el nuevo aceite en la moto. Con esa idea en mente seleccionamos una serie de conductores a los que ofrecimos nuestro lubricante para que lo probaran. Había todo tipo de motos con diferentes cilindradas: scooter, motos de carretera, diversas marcas… Los estudiantes y personal de la universidad, han usado el lubricante durante un año entero, y pudimos ver como influía en el motor. Los conductores notaron mejores sensaciones, menos vibraciones y ruido y una mayor “fluidez” del motor.

También realizamos un análisis del aceite usado para medir el desgaste del motor, la influencia de la dilución con el carburante y cómo el lubricante Repsol la combate. La verificación nos confirmó que la gama había sido un éxito rotundo, todas las motos habían dado unos resultados muy buenos sin desgaste de los motores.

¿Cuáles son las pautas que hay que seguir para elegir un lubricante adecuado para nuestra moto?

 

El usuario debe ante todo, seguir el manual de su vehículo, el cual le indicará el nivel de calidad del aceite recomendado. En el caso de las motos, el aceite debe lubricar también la transmisión y embrague, y por esta particularidad es un producto completamente diferente al que se usa en coches. También es muy importante verificar el rango de viscosidad indicado por el fabricante. La viscosidad determina la fluidez del aceite, a más viscosidad, menos fluidez. Actualmente se están popularizando los aceites de baja viscosidad, que reducen el consumo del motor.

Para motos de trial, donde se va a dar un uso completamente diferente del motor, hará falta un aceite con un alto rango de viscosidad que nos permita sacar el máximo de nuestra máquina. Nuestra gama cubre todas necesidades del mercado, desde productos para funcionar en condiciones más severas hasta otros que ofrecen una mejor eficiencia y aprovechamiento del motor

¿Qué aporta una competición como MotoGP a la elaboración del lubricante?

 

La competición es el banco de pruebas para el desarrollo de lubricantes. Cualquier detalle que estamos usando hoy en aceites comerciales se ha probado antes en competición. En MotoGP, se usan aditivos modificadores de fricción o aceites base que no se emplean en productos comerciales, con unas prestaciones enormes.

Por su coste sería muy complicado usar estos componentes en aceites comerciales, pero en competición se prioriza sacar el máximo rendimiento. En MotoGP es fundamental encontrar mejoras que permitan sacar una décima de potencia al motor. Muchos de los componentes que se usan en los circuitos se incorporan a los aceites comerciales.

Hay quien nos pregunta ¿dónde se puede comprar el aceite de Marc Márquez? La respuesta es que no se puede comprar, es un producto específico para la moto de Marc y Dani. Además muchos de sus componentes son experimentales y no están pensados para perdurar, ya que el aceite se cambia en cada carrera. En competición, lo importante es bajar la fricción, y eso nos permite usar diversos aditivos que de otra forma no estaríamos usando. Un aceite comercial además de mejorar el rendimiento debe asegurar la perdurabilidad del motor.

Dentro de la gama de lubricantes Repsol Moto los más parecidos a los que se usan en competición son los lubricantes de la gama Racing.

¿Por qué crees que los clientes deben apostar por el Lubricante Repsol?

 

 

La principal ventaja de confiar en una gran marca como Repsol es que garantiza un producto de muy alta calidad. Otorga fiabilidad y confianza en el lubricante asegurando que cumplirá con todas las exigencias marcadas por el fabricante. Para conseguir esas prestaciones hay que usar los mejores componentes, realizar ensayos en laboratorio y en motor. En el CTR nos aseguramos que el producto final cumple con los más altos estándares y cuenta con la homologación que el fabricante requiere.

Toda la experiencia, dedicación y conocimiento de los investigadores del CTR se unen a los avances desarrollados en MotoGP en la gama de lubricantes Racing. Estos lubricantes cuentan con todas las garantías de una gran marca como Repsol a la vez que dan las mejores prestaciones para que puedas sentir toda la fuerza de MotoGP en tu motor.

Tomás Pérez.