Guíate por el azahar cordobés: Feria de los Patios

Córdoba se viste de gala del 2 al 15 de mayo para atraer a turistas de todo el mundo al concurso de los Patios de Córdoba. Después de un año entero de preparativos comienza la fiesta en la ciudad y en la provincia, donde además de admirar la belleza de las flores podrás disfrutar de las actividades complementarias que llenan las calles.

patios-de-cordoba-2Visitar Córdoba siempre es un placer para los sentidos, pero hacerlo en mayo significa poner a prueba nuestra vista por la belleza que emanan sus patios y balcones. La Feria de los Patios de Mayo se lleva realizando desde 1918 y gracias al empeño de los cordobeses, en 2012 se declaró Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Para aprovechar el día levántate pronto, desayuna en algunos de los bares de la judería, cerca de la Mezquita, y empieza a notar el olor a jazmín, azahar y el de los naranjos. El tumulto de la gente te conducirá a los barrios del Alcázar Viejo, San Agustín, Santa Marina, San Lorenzo o San Basilio que es donde se encuentran los patios que concursan en esta fiesta anual. Nada más cruzar alguna de las entradas de estos mágicos lugares te sentirás en otro mundo, notarás el rumor del agua de algunas de las fuentes que decoran muchos de ellos: una mezcla única de sensaciones.

La combinación de colores y olores te transportarán a otro lugar, donde el estrés de la ciudad deja de existir. Las flores contrastan con las paredes blancas de la arquitectura tradicional y los más curiosos podrán preguntar, a los maestros de este arte que viven en esas casas, cualquier duda que les venga a la cabeza. Los dueños de estos pequeños pero grandes jardines llevan meses preparándose para que su patio luzca espectacular durante estos días. Mucho trabajo y esfuerzo que se ve recompensado con las caras de admiración de todos los visitantes. Los hay que vienen de la otra punta de España, pero también del mundo, porque esta fiesta es conocida ya por todos.

Descansar sí… pero en un patio

Para tomar un respiro se puede elegir alguno de estos patios, pero que sea restaurante y hotel, como el que lleva por nombre ‘El Patio Cordobés’ en la Calle Manríquez, por la zona del Mezquita, o ‘El patio andaluz’, cerca de la Calleja de las Flores, donde aquí nunca falta el salmorejo ni las berenjenas con miel.

Como aún nos quedan muchos patios por visitar, hay que tener en cuenta que tenemos toda la tarde por delante para seguir con alguna de nuestras rutas. Muchas de ellas comienzan en el Palacio de Viana, Monumento Histórico Artístico Nacional y Jardín Artístico del siglo XIV, que destaca por su austeridad y belleza. Aquí la entrada sí que tiene un coste, pero merece la pena para ver sus doce magníficos patios y el fantástico jardín, por el que hasta finales del siglo XX paseaban las familias nobles que se alojaban en la casa. Más aún si no tienes el tiempo suficiente para conocer todos y cada uno de los 47 ‘museos’ que esconde la ciudad.

Hay otros patios que se pueden visitar que no forman parte del concurso. Porque en estas fechas la ciudad de la Mezquita cuenta con una decoración espectacular en cada rincón, se participe o no para conseguir el premio.

Another glorious #courtyard @palaciodeviana #Cordoba #Cordova #Easter @voguemagazine

A photo posted by hamishinlilac (@hamishbowles) on

El flamenco, la banda sonora

Pero no sólo de patios vive Córdoba, a la misma vez se celebra el Concurso Popular de Rejas y Balcones, en el que los participantes ponen flores en la parte exterior de sus viviendas realizando un gran contraste con las paredes blanco. En los últimos años las casas más premiadas han sido la Calle Diego Méndez, 5 y la Calle Julio Romero de Torres, 9, donde se ubica la casa-museo del artista.

Durante estos días Córdoba tiene banda sonora propia.  La música en directo llena las noches de la ciudad con orquestas, coplas y cómo no, flamenco y danza.