Ciencia se escribe en femenino

Mujeres científicas del CTR

En el Día Internacional de la Mujer, que se celebra anualmente el 8 de marzo, queremos reconocer el trabajo de todas las mujeres que se dedican a la Ciencia y, en particular, a nuestras compañeras investigadoras del Centro de Tecnología Repsol que, gracias a su importante labor humana y científica, hacen de la nuestra una gran Compañía.

El papel de la mujer en la comunidad científica siempre ha tenido gran peso desde tiempos remotos. En el siglo IV, Hipatia dio clases de astronomía, geometría y álgebra en la Biblioteca de Alejandría. La abadesa Hildegard de Bingen, experta en medicina y botánica, fue una de las creadoras más prolíficas de la Edad Media. En 1745, Émilie du Châtelet tradujo la obra de Newton y dedujo la conservación de la energía. Ya en el siglo  XIX, llegaría Ada Lovelace, la primera programadora, y naciendo el XX, Marie Curie, la primera mujer en ganar el Premio Nobel de Física, quien después se haría también con el Premio Nobel de Química por su trabajo sobre radioactividad.

Todas estas mujeres pioneras abrieron el camino a otras muchas que hoy se dedican a la investigación. Es el caso de Mar Gonzalez, Mónica García Ruiz y Verónica Benito, tres investigadoras del Centro de Tecnología Repsol que coinciden en señalar lo mejor de su trabajo: “lo más gratificante es cuándo vemos nuestros proyectos convertidos en una realidad a través de las unidades de negocio, porque trabajamos con objetivos muy concretos”, afirman.

“La investigación es un trabajo muy sacrificado. Se invierten muchas horas en conseguir un objetivo y cuando lo logras es muy gratificante. Normalmente este trabajo es vocacional, así que poder dedicarme a lo que me gusta es una suerte”, afirma Mar González, del área de Biotecnología. En su grupo, se dedican a los procesos biotecnológicos “que no sólo aportan ventajas en cuestiones medioambientales, sino también en cuanto a la eficiencia y selectividad de los productos que se obtienen”.

Mónica García Ruiz investiga el desarrollo de nuevos materiales a partir de CO2. En uno de los proyectos en los que participa, Neospol, han logrado desarrollar nuevos polímeros para fabricar espumas. “El papel de la mujer en el ámbito laboral ha experimentado un gran cambio en estos últimos años, ha evolucionado positivamente. Sin embargo, somos nosotras mismas también las que debemos creérnoslo y dar un paso al frente para defenderlo”, señala.

En el grupo de Caracterización de Fluidos desarrollan herramientas para predecir el comportamiento de los hidrocarburos desde el yacimiento hasta las instalaciones de superficie. Una tarea muy compleja pero vital para ser más eficientes en todas las operaciones. Ahí trabaja Verónica Benito desde hace cinco años, y destaca especialmente “el excelente programa de formación de Repsol, algo que es vital para que un científico pueda crecer, aportar y desarrollarse profesionalmente”.

Tres miembros de la comunidad científica que han puesto todo su talento en trabajar en pos de la eficiencia energética y la sostenibilidad. Y como una sola, estas tres profesionales concluyen: “animamos a las chicas que ahora se plantean tomar una decisión, a que apuesten por la carrera científica”.