Data Science, el mejor aliado para la eficiencia energética

Proyectos innovadores

Hay dos cosas que tenemos muy claras en Repsol: que la apuesta por la innovación tecnológica es una apuesta ganadora; y la importancia del Data Science, el uso de millones de datos y el desarrollo de nuevas aplicaciones gracias a su análisis, que nos ayudan, por ejemplo, a tomar las mejores decisiones. En el campo concreto de la energía, el uso de la ciencia de datos hará posible que nuestro sistema energético sea más eficiente y, a la par, sostenible.  Alrededor de estos dos ejes, hemos desarrollado y puesto en marcha proyectos como Excalibur, PegasusRepsolver, Lab Virtual o HPC4E. ¿Los conoces? Por un lado, están los avances conseguidos en nuestro Centro de Tecnología Repsol, como los citados proyectos Excalibur y Pegasus. Y por otro, los logrados gracias a la colaboración con el Centro Nacional de Supercomputación de Barcelona (BSC-CNS), que participa en proyectos como Repsolver, Lab Virtual o HPC4E.

Excalibur y Pegasus

Dos mitos sirven para definir dos de los más importantes proyectos de innovación abordados desde el Centro de Tecnología Repsol. Excalibur no es la espada mágica del rey Arturo, sino un conjunto de potentes herramientas que, mediante el empleo de técnicas matemáticas, permiten realizar una evaluación integral de los yacimientos. Esto hace posible que se pueda caracterizar su incertidumbre y optimizar su desarrollo, minimizando los riesgos.

Y respecto al caballo alado de Zeus, Pegasus, el proyecto que lleva este nombre es un innovador sistema que permite lograr un análisis mucho más rápido y fiable de millones de documentos y datos, con los que antes era imposible trabajar, gracias al superordenador Watson de IBM, con quien compartimos desarrollos en la frontera de la ciencia.

Repsolver y Lab Virtual

El Centro de Tecnología Repsol es, desde 2007, uno de los compañeros de viaje más importantes del Centro de Nacional de Supercomputación, el BSC-CNS. Un trabajo que, desde entonces, se ha centrado en proyectos de alto contenido en I+D, concretamente en el ámbito de las geociencias para la exploración de hidrocarburos.

Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS)Fruto de esa colaboración, en 2011, nació el Repsol-BSC Research Center, y tan solo unos meses más tarde, en 2012, se pusieron en marcha dos importantes proyectos: Repsolver y Lab Virtual. El objetivo del proyecto Repsolver es lograr simular cualquier sistema físico en un superordenador. Durante su desarrollo, se ha llegado a simular, por ejemplo, la propagación de ondas acústicas y elásticas en el subsuelo, la evolución de hidrocarburos en un yacimiento, además de ofrecer la posibilidad de estudiar el funcionamiento de una batería para un coche eléctrico.Lab Virtual es un proyecto complementario del anterior que parte de sus simulaciones para optimizar los parámetros de un sistema, por ejemplo, el modo de operación en una unidad de refinería o el diseño y operación de una batería.

HPC4E, alto rendimiento de computación

El objetivo de este proyecto es muy ambicioso: aplicar las nuevas técnicas de exaescala HPC (High performance Computing) a las simulaciones de la industria energética, personalizándolas, yendo más allá en las simulaciones requeridas para diferentes fuentes de energía. Es el caso de la geofísica de exploración de hidrocarburos, la producción y diseño de energía eólica y los sistemas de combustión eficientes para combustibles derivados de la biomasa. Todo gracias a estas máquinas capaces de realizar un trillón de operaciones, ¡por segundo!

En este proyecto están involucrados numerosos referentes internacionales de I+D en Supercomputación, no sólo de España, sino también de Institutos y Universidades de países como Brasil, Francia, Reino Unido, etc.

 Retos del proyecto HPC4E

El proyecto HPC4E busca la reducción de la incertidumbre en la exploración de nuevos yacimientos. En este sentido, el reto del proyecto HPC4E es mejorar la resolución de las imágenes que se pueden obtener del subsuelo para proporcionar una visión más detallada del mismo, así como una mejor comprensión de las propiedades físicas de éste. Hablamos de unos resultados con una altísima fiabilidad, sin precedentes en la actualidad.

Por lo que, a la producción y diseño de energía eólica se refiere, el proyecto HPC4E trabaja en la simulación de parques eólicos para mejorar la predicción de la producción de energía diaria. Para lograr esto, hay que poder simular el comportamiento de los flujos atmosféricos en torno a los generadores con mayor precisión, para lo que se necesitan modelos de dinámica de fluidos más complejos que los actuales.

En cuanto a los sistemas de combustión eficientes, el biogás se ha posicionado ya como una alternativa al etanol y al biodiesel, los biocombustibles más utilizados en la actualidad. Pero sus variaciones químicas hacen impredecible su rendimiento durante la combustión. Por tanto, es necesario desarrollar simulaciones que permitan predecir (para diseñar y optimizar), los sistemas de combustión para combustibles de esta índole, de alta complejidad química. Se trata de otra de las líneas de actuación que hacen de HCP4E un proyecto de una importancia capital.

Investigación, innovación y tecnología, tres constantes en el universo de Repsol.