Europa apuesta por calderas más eficientes

Investigador realizando ensayo con caldera de condensación y llama azul

Dentro de poco comenzará el frío y tendremos que volver a poner la calefacción. Es el momento ideal para comprobar que tu instalación funciona correctamente y, por qué no, valorar la posibilidad de cambiar tu caldera habitual por una más eficiente.

Desde este blog te hemos contado que la evolución de los motores para automoción, permite que los vehículos sean más eficientes en consumo y más limpios en emisiones. Lo mismo sucede con las calderas de gasóleo que tenemos en nuestras casas. Desde las primeras calderas atmosféricas que se instalaban en los años 20, hasta las calderas estancas, más seguras y eficientes.

Lo último en tecnología son las calderas de condensación y llama azul. Son las más eficientes del mercado, ya que reducen la cantidad de combustible empleado para calentar el agua y aumentan el rendimiento, al aprovechar mejor el calor producido. Además, disminuyen las emisiones, entre ellas los óxidos de nitrógeno y las partículas, lo que ayuda a mejorar la calidad del aire.

Ecodiseño y etiquetado energético

En el Centro de Tecnología Repsol, nos anticipamos al futuro. Por eso, diseñamos diferentes tipos de gasóleos a medida para cada aplicación –automoción, agricultura y calefacción-. Para conseguirlo, nuestros investigadores usan las últimas tecnologías disponibles.

Cuando se trata de diseñar el gasóleo de automoción, las nuevas formulaciones se prueban en nuestro Laboratorio de Motores. Del mismo modo, cuando necesitamos crear una formulación de gasóleo para calefacción, los investigadores deben probar los desarrollos en calderas,  y lo hacen en las de última generación. Por eso, desde hace más de un año, contamos con calderas de condensación y llama azul, lo que nos permite comprender su funcionamiento al detalle para crear formulaciones mejoradas.

El pasado 26 de septiembre entró en vigor la directiva europea ErP (Energy related Products), que regula el diseño ecológico y los requisitos mínimos en cuanto a eficiencia y emisiones de los aparatos de calefacción y equipos de calentamiento de agua vendidos dentro de la UE –entre ellos las calderas de gasóleo- hasta los 400 kW de potencia y 2.000 litros de capacidad.

La normativa vendrá acompañada de la Directiva de Etiquetado Energético (ELD) –igual que la de los electrodomésticos- para productos con potencia inferior a 70 kW y 500 litros de capacidad. Identificable a través de colores, usará una escala desde A++ a G para aparatos de calefacción, que contendrá información del modelo, marca y eficiencia energética del aparato.

Desde el blog de Innovación Tecnológica seguiremos atentos a esta nueva normativa, para desarrollar combustibles que se adapten a la normativa y mejoren el funcionamiento de las calderas.