Gasóleo: un combustible con múltiples usos

POST-Gasóleos

El gasóleo es una mezcla compleja de hidrocarburos procedentes del refino del petróleo, utilizado principalmente como combustible. A pesar de ser ésta la aplicación más empleada, no sólo existe el gasóleo de los coches. Hoy en día encontramos tres tipos de gasóleo, A, B y C, cada uno de ellos con diferentes utilidades.

El más conocido es el gasóleo A, que se utiliza en automoción, y es el que mejores prestaciones aporta. En el Centro de Tecnología Repsol nuestros investigadores desarrollan formulaciones basadas en componentes mejorados que aportan las mejores propiedades para proteger el motor y hacer de ellos los combustibles más eficientes, acordes con la tecnología de las últimas motorizaciones.

En un motor diésel, la autoinflamación o ignición espontánea del carburante es de vital importancia. Una de las características más relevantes de los gasóleos es el número de cetano, que es lo que diferencia unos gasóleos de otros. La norma UNE-EN 590 establece que el número de cetano sea superior a 51 en el gasóleo A, ya que con valores inferiores podría producirse humo blanco en el escape, así como fallos en el encendido. El mínimo número de cetano especificado para el gasóleo B es 49En cambio, no se establece ningún límite para el de clase C.

Fruto de las investigaciones son los nuevos gasóleos Repsol Neotech, que proporcionan propiedades estabilizantes que evitan la oxidación del gasóleo. En el caso del Diesel e+10, el aumento en el número de cetano (55) mejora la ignición del gasóleo en el motor, el arranque en frío con menores emisiones contaminantes y minimiza el ruido del motor.

El gasóleo B se formula a medida para motores de máquinas agrícolas e industriales. A pesar de contar con motores que requieren menos prestaciones, Repsol ha reformulado AgroDiesel e+10el gasóleo B exclusivo, que ofrece el mejor rendimiento a estos vehículos, especialmente aquéllos de última generación.

Gasóleo para calefacción

A las puertas del invierno y con la llegado del frío, las calderas de nuestros hogares empiezan a funcionar. Aunque para muchos es desconocido, también utilizamos gasóleo. En este caso gasóleo C, formulado específicamente para calderas de calefacción.

En Repsol comercializamos un gasóleo para calefacción, Repsol Energy e+, con una fórmula exclusiva patentada que permite mantener las propiedades del gasóleo durante más tiempo y conservar la instalación en condiciones de estreno.

Sigue el blog atentamente, porque en las próximas semanas te ofreceremos más novedades acerca del gasóleo para calefacción.