Los materiales que cambiarán nuestra vida

Materiales del futuro

La ciencia de hoy marcará el futuro de mañana y en el ámbito de los materiales los avances son cada vez más innovadores.  Ropa inteligente, pantallas de televisión capaces de plegarse como un papiro, materiales cada vez más sostenibles… Repasamos los avances tecnológicos más punteros  llamados a cambiarlo todo (otra vez).

El grafeno, el primero de la clase

Se trata de carbono puro dispuesto en una estructura muy particular: un patrón hexagonal y con el espesor de un solo átomo. Este descubrimiento logró el Premio Nobel de Física, y es que el grafeno es tan resistente que se considera 200 veces más fuerte que el acero pero, al contrario que el metal, es fino, altamente flexible y con una conductividad térmica y eléctrica excepcional. Por eso, este material está llamado a componer las pantallas del futuro, a aligerar nuestros coches o a crear baterías mucho más duraderas que las actuales. Eso entre otras muchísimas aplicaciones.  De hecho, algunos de nuestros científicos del Centro de Tecnología Repsol participan, en el marco del Proyecto Flagship del grafeno, para estudiar soluciones tecnológicas capaces de mejorar los sistemas de almacenamiento de energía utilizando este material.

Plásticos naturales

En los laboratorios del Centro de Tecnología Repsol hemos elaborado un biopolímero producido por bacterias llamado mcl-PHA (polihidroxialcanoato de cadena media). Hasta ahora, hemos comprobado que tiene propiedades adhesivas muy interesantes, un gran potencial para ser empleado en muchas aplicaciones. Por ejemplo, podríamos usarlo para hacer un envase resellable totalmente biodegradable (incluido el adhesivo que permite abrirlo y volverlo a cerrar).

La naturaleza es, quizás, la principal fuente de inspiración para los investigadores. Es el caso del shrlik, nacido en los laboratorios de Harvard, e inspirado en la cutícula natural que los insectos poseen para protegerse de las agresiones externas. El material emplea caparazones de crustáceos y seda de insecto, dando como  resultado un material barato, completamente biodegradable y con características similares a las de los plásticos.

Siguiendo el paso a la naturaleza, una de las líneas de investigación más interesantes del Centro de Tecnología Repsol son los materiales que se autorreparan: ¿Te imaginas que un arañazo en la pantalla de tu móvil se reparase solo? Pues eso también podría pasar. Próximamente te contaremos más sobre esta investigación.

Aerogel, tan etéreo como resistente

Se le conoce también con el nombre de humo helado. De aspecto parecido al de un gel, el concepto de aerogel engloba a un grupo de materiales con muy baja densidad (de hecho, el aerogel de grafeno parece ser el material sólido menos denso conocido). Es muy poroso, resistente y gran aislante térmico.

Estos son solo algunos ejemplos. La lista de nuevos materiales es extensa. Por si acaso, quédate también con estos nombres: nanocelulosa, estateno o fullereno. Quizá, más pronto de lo que pensamos, formarán parte de nuestro presente.