Nuevo gasóleo para calefacción BiEnergy e+10, máxima eficiencia y respeto al medio ambiente

POST-Bienergy

Hace unas semanas te hablamos de los diferentes tipos de gasóleos y de sus aplicaciones, y te comentamos que uno de ellos, el gasóleo C, es el que se utiliza en calderas de calefacción.

En línea con nuestro objetivo de innovación continua y gracias al intenso trabajo de nuestros investigadores, en Repsol hemos dado un paso más en este ámbito con el nuevo gasóleo para calderas de condensación BiEnergy e+10.

Se trata de un nuevo combustible con una fórmula mejorada diseñada íntegramente en el Centro de Tecnología Repsol que aúna las máximas prestaciones con el respeto al medio ambiente. Además, el uso de este gasóleo, en combinación con los equipos para los que ha sido diseñado, permite obtener ahorros de combustible de hasta el 30%.

Un combustible más ecológico y estable

Este nuevo gasóleo de calefacción ha sido especialmente formulado para su uso en calderas de última generación, que incorporan tecnología de condensación y quemador de llama azul. La combinación de BiEnergy e+10  con estas calderas permite reducir las emisiones de CO2 hasta un 30%. Además, garantiza un mayor respeto por el entorno, ya que su uso en este tipo de calderas disminuye en más de un 20% las emisiones de óxidos de nitrógeno y hasta en un 95% las emisiones de partículas, monóxido de carbono y óxidos de azufre en comparación con cualquier gasóleo convencional.

Su formulación exclusiva asegura una mayor estabilidad del producto, una característica fundamental de este nuevo gasóleo de calefacción. Hay que tener en cuenta, que este tipo de combustible se degrada con el tiempo, lo que se traduce en una pérdida de calidad. En cambio, BiEnergy e+10 está formulado para que esto no suceda.

¿Cómo lo hemos conseguido? Gracias a los ensayos de envejecimiento acelerado realizados por nuestros científicos en los laboratorios del Centro de Tecnología Repsol, que han permitido formular el combustible con componentes que evitan su degradación. El nuevo gasóleo BiEnergy e+10 contiene estabilizantes exclusivos, como el desactivador de metales patentado por Repsol, que evita la oxidación del gasóleo. Así conseguimos que el gasóleo conserve sus propiedades durante el tiempo que esté almacenado en el depósito.

Además, la garantía de una mayor estabilidad, junto con el bajo contenido en azufre del BiEnergy e+10,  permite que la vida útil de los equipos se alargue.  Por tanto, las instalaciones funcionarán de manera óptima durante más tiempo, lo que supone importantes ahorros en el mantenimiento de las calderas.