Proyectos que diversifican: de Asia a Perú, pasando por Cartagena

En Repsol llevamos años abriendo nuevos caminos de investigación y negocio con una larga lista de proyectos emblemáticos, y que nos llenan de orgullo por sus buenos resultados y sus altos niveles de exigencia. Kinabalu, Margarita, La Pampilla… Estos son solo algunos de los proyectos con los que Repsol cumple su estrategia y reafirma su compromiso la innovación y la eficiencia energética.

Kinabalu, nuevo impulso a un campo maduro

Con el fin de lograr mejorar la recuperación del campo Kinabalu, localizado en la cuenca de Sabah en Malasia y lograr una mayor eficiencia en su explotación, se ha aplicado la tecnología de Upstream más innovadora y eficiente de nuestra compañía.

Para lograr este objetivo en un yacimiento ya maduro, desplegamos el mejor talento innovador para optimizar las operaciones de producción y lograr “rejuvenecer” el campo, perforando nuevos pozos o interviniendo en los ya existentes. Este ambicioso plan ha sido galardonado por la Malaysia Petroleum Management, PETRONAS (MPM), con el premio a la mejor historia innovadora.

Margarita, el campo que superó las expectativas

Otro ejemplo de nuestra apuesta por la diversificación lo encontramos en el proyecto Margarita – Huacaya. Desde su puesta en marcha en 2013, este proyecto ha superado todas las previsiones: el caudal de producción esperado se consiguió un año antes de la fecha prevista y en noviembre de 2015 se produjeron 19 millones de metros cúbicos de gas al día, equivalente al 30% de la producción de todo el país andino.

 

La Pampilla, más de siete millones de horas para reducir el azufre

A comienzo de esta década, Repsol puso en marcha en Perú el proyecto de renovación de la refinería La Pampilla, cuyo objetivo era adaptar la planta a las nuevas especificaciones de combustibles con menos contenido de azufre. Con una inversión en el módulo de producción de Diésel de 470 millones de dólares, más de 2.200 personas involucradas y una suma total de 7,5 millones de horas de trabajo, las nuevas plantas que iniciaron su producción en septiembre de 2016 han permitido producir Diésel con contenido de azufre de menos de 50 ppm (partes por millón), situando a la refinería a la cabeza de las instalaciones más avanzadas desde el punto de vista medioambiental. Se viene construyendo las unidades procesamiento de gasolina de bajo azufre que estarían operativas el segundo semestre 2018.

La base para el 40% de los lubricantes europeos

En 2015 se inauguró en Cartagena ILBOC, la mayor instalación de bases lubricantes de nueva generación en Europa. Con una capacidad de 630.000 toneladas anuales, ILBOC puede satisfacer el 40% de la demanda europea de bases para lubricantes de nueva generación (Grupo 3). Estos lubricantes punteros son los adecuados para los motores Euro VI, obligatorios en Europa desde 2014, por su contribución a la reducción de emisiones de efecto invernadero.