Una idea que pasó a ser realidad (y a ahorrar energía en el coche)

POST_Thersjpg

Por el simple hecho de funcionar, los coches emiten calor. A veces, mucho. Se trata de una cantidad de energía que, por regla general, no se aprovecha. Para cambiar esta tendencia, nace ThERS, un proyecto impulsado por el Fondo de Emprendedores de Fundación Repsol, que convierte el calor que desprenden los gases de combustión del tubo de escape en energía eléctrica para alimentar la batería del vehículo. Tu coche podría reducir su consumo de combustible y sus emisiones  hasta en un 3%.

Los creadores de ThERS todavía atesoran el recuerdo de la primera prueba del proyecto en el Centro de Tecnología Repsol. El dispositivo funcionaba. El sueño sobre el papel, gestado en sus propias tesis doctorales, comenzaba a hacerse realidad.

El proyecto  fue seleccionado en 2015 para formar parte de esta iniciativa de Fundación Repsol. Durante 12 meses, los emprendedores trabajaron para convertir su idea, por entonces en estado embrionario, pendiente de la validación de la prueba de concepto, en un proyecto empresarial, esto es, en una compañía con un modelo de negocio sólido y capaz de ofrecer un producto real y que aporta mejoras en el ámbito de la energía y la eficiencia energética.

¿Y cómo fue este proceso? Durante el año de maduración como idea, Fundación Repsol les ha ofrecido, además de apoyo económico, asesoramiento de un equipo de tres tutores y formación a medida, a lo que hay que añadir la posibilidad de realizar pruebas de su prototipo en el Centro de Tecnología de Repsol.

El secreto de Thers

Materiales termoeléctricos y una geometría que sus desarrolladores califican como “innovadora”. Esta combinación permite crear un dispositivo con poco peso capaz de extraer grandes cantidades de energía en poco tiempo, dos cualidades muy apreciadas en el mundo del motor. Con este planteamiento, el equipo de ThERS se presentó a la convocatoria del Fondo de Emprendedores con la esperanza de ser seleccionado. Tenían confianza en su proyecto y no se equivocaban.

Desde el Centro de Tecnología Repsol no dudamos en abrir las puertas a ThERS, donde no sólo pudieron disponer de nuestras instalaciones de primer nivel, sino que también pudieron compartir experiencias y conocimientos con otros muchos científicos y emprendedores que trabajan diariamente en el campo de la eficiencia energética.

El equipo asegura que esta experiencia, sobre todo, les aportó un cambio de visión: pasar de ser científicos con una idea a empresarios con un producto atractivo. Hoy por hoy, ThERS trabaja en la construcción de su prototipo número dos, que incorpora mejoras significativas y espera poder probarlo en breve en toda clase de vehículos, ligeros y pesados.