El cambio está en las personas

La revolución cultural en la que estamos inmersos no sólo ha modificado nuestras rutinas, también nuestros objetivos y la forma en que trabajamos. Ahora todo es inmediato, y el entorno empresarial debe adaptarse al cambio.

El pasado viernes 12 de mayo se celebró en la sede de Repsol en Madrid la jornada “Revolución cultural – El Nuevo Escenario Empresarial 2025” en colaboración con la Fundación máshumano, una oportunidad para que diferentes compañías que forman parte de esta red pudieran debatir y compartir experiencias sobre el cambio profundo que se está produciendo en la manera de concebir el día a día de las empresas. Una auténtica revolución cultural en la que “las personas se sitúan como el centro en el modelo de gestión”, según Arturo Gonzalo Aizpiri, Director Corporativo de Personas y Organización en Repsol.

Ya no basta con tener implementado el último software, ahora la adaptación al cambio de lo que deben ser las empresas, y por extensión de los empleados, lo es todo. Compañías que buscan ser más sostenibles y adaptadas al desarrollo personal, familiar y profesional de las personas que la componen. En definitiva, más humanas.

Ahora, tenemos que aprender a aprender. Debemos dejar atrás la clásica competitividad entre empresas para ayudarnos mutuamente, para colaborar. Y, sobre todo, debemos buscar, apoyar y retener el talento diverso, porque es a través de él como lograremos una mayor optimización del tiempo, siendo más productivos y competitivos. ¿Cómo lograrlo? Diseñando una estrategia articulada en torno a los siguientes 3 pasos:

Cultura. El primer paso para emprender esta transformación implica estudiar, decidir y adoptar aquello que queremos ser. Y para ello, es primordial determinar cuál es nuestra visión, aquella que marcará el camino a recorrer, haciéndonos las siguientes preguntas: ¿quiénes somos? ¿qué hacemos? Responder a estas cuestiones nos ayudarán a perfilar los cimientos de una nueva cultura, los valores de la empresa. Como indica Stephanie Zweifel, Directora del Área Empresas Fundación máshumano, requiere que “los valores de la empresa cambien desde dentro”. Isabel Fernández, Directora de Talento, Cultura y Comunicación interna de Repsol, subrayaba la importancia de concebir los valores de la empresa “centrándonos en cada una de las áreas de la compañía para adaptarlas a cada uno de los microentornos de trabajo”, la mejor manera de que los empleados estén totalmente identificados con los valores que se defienden.

Coherencia. ¿Cómo integrar estos nuevos valores en la organización? Con coherencia, estableciendo nuevas formas de trabajar. Adaptándonos a las necesidades del entorno y de las personas que construyen la rutina de la empresa. Interesándonos por aquellos detalles que ayudan a la productividad y a la conciliación de la vida personal con la laboral. En este sentido, la flexibilidad supone una gran herramienta para alcanzar una vida más completa. Ignacio de Orúe, Director General de Personas y Comunicación en Orange expuso la estrategia de transformación cultural llevada a cabo en su compañía y subrayó la importancia de que “los empleados deben volver contentos a casa. Es la mejor manera de retener el talento”.

Liderazgo. Esta revolución cultural, que implica adoptar un nuevo rumbo dentro de la organización, debe asentarse sobre un firme compromiso por parte de sus líderes. “La cultura es a la organización lo que la personalidad al individuo. Por ello, no es fácil emprender el cambio. Los procesos de fortalecimiento cultural deben desarrollarse estratégicamente para llegar a todos los rincones, como una lluvia fina que lo impregna todo”, afirma Manuel Naharro, consultor de transformación empresarial, innovación y gestión del cambio, y miembro del Consejo Consultivo de Fundación máshumano.

Adaptarse al cambio es posible si nos involucramos en la necesidad de establecer una nueva filosofía empresarial que construya un futuro prometedor. Porque nuestra forma de trabajar, y lo que somos, dice mucho de nosotros al mundo.