El tiempo, un tesoro

El tiempo, un tesoro. Mano sosteniendo un reloj.La palabra “tiempo” en el diccionario tiene más de 17 acepciones: “Duración de las cosas sujetas a mudanza”, “Época durante la cual vive alguien o sucede algo”,”Oportunidad, ocasión o coyuntura de hacer algo”, pero para cada uno el tiempo adquiere un significado y “duración” diferentes. No en vano dicen que cuando haces lo que te gusta el tiempo pasa volando.

Las medidas de flexibilidad y conciliación de las que hablamos habitualmente en este blog hablan básicamente de mejores maneras de aprovechar ese tiempo. Que podamos trabajar eficientemente sin quitar tiempo a nuestra vida personal.

¿Te imaginas lo bueno que sería un lugar donde poder solicitar más tiempo? En Repsol Madrid (Edificios corporativos de Campus, Tres Cantos y Móstoles) tenemos la suerte de tenerlo. Se llama Banco de tiempo. Es un lugar físico, aquí, en nuestro centro de trabajo, donde podemos acudir para solicitar un servicio de gestión personal para las tareas que tanto tiempo nos restan del día a día.

Ir a recoger el traje del tinte, encargar un libro, gestionar la renovación del DNI… cosas que nos restan horas de nuestro y que igual no nos “apasiona” tanto hacer. Gestiones que acaban colmando nuestra agenda de quehaceres  y que al final nos quitan parte de uno de nuestros tesoros más valiosos… ¡el tiempo!

A casi todos nos gustaría poder dotar al día de más horas pero, por el momento, eso es imposible. Por eso, hemos decidido darle la vuelta a esta idea y proponer eliminar el “las horas malgastadas” para que el tiempo libre, sea de calidad y podamos dedicarlo a lo que de verdad queremos hacer.