Ser un profesional 10, una cuestión también de actitud

¿Cuáles son las actitudes y habilidades imprescindibles en un profesional que quiera ser parte de un proyecto retador? ¿Cómo atraer ese talento?

Competencias profesionales

En un entorno laboral caracterizado por el dinamismo y la velocidad, la versatilidad es hoy una característica imprescindible para cualquier actor que se mueva en este contexto. Ello impacta sobre las habilidades, actitudes y aptitudes que un profesional debe dominar para exprimir al máximo su desarrollo. Una realidad que también se siente en el modo en el que las organizaciones gestionan el talento. ¿Cuáles son las claves de este nuevo panorama? Nuestros compañeros del área de Selección y Movilidad nos las cuentan:

  • Cambio, cambio y más cambio. Factores como la globalización o la digitalización han transformado por completo los modelos de trabajo. La tendencia nos lleva a la deslocalización de los puestos y al trabajo colaborativo y en red, siempre con el foco puesto en la flexibilidad y en la responsabilidad individual.
  • Atraer y retener. Estamos asistiendo a una época post crisis en la que los candidatos están cada vez mejor preparados. Para atraer al talento más brillante, las organizaciones han tenido que virar de una actitud pasiva basada en la oferta de posiciones a una mentalidad de atracción que se apoya en un proyecto profesional y de negocio atractivo.
  • Creatividad e innovación. El modelo start up está dejando huella en los jóvenes profesionales y en los modelos de gestión empresarial. Tanto para unos como para otros, la creatividad y la innovación deben ser transversales y estar presentes en todos los niveles jerárquicos.
  • Nuevas competencias… El conocimiento sigue siendo imprescindible, pero la actualidad exige nuevas competencias, como la capacidad y ganas de aprender, la resiliencia o la proactividad.
  • … y habilidades. Un mix de lo técnico con lo social. De cara al mañana, los aspectos vinculados con el pensamiento matemático, informático y estadístico tendrán que complementarse con habilidades interpersonales, como la de comunicación o la de negociación.
  • Impulso de algunas tendencias. Aunque no son desconocidas, en el futuro más próximo elementos como el trabajo por proyectos, la conciliación o la extensión de la tecnología y la digitalización seguirán en pleno auge.
  • La actitud perfecta. Abierta a las nuevas ideas, positiva y movida por la curiosidad para aprender continuamente. Nada más. Y nada menos.