Un año de desarrollo, aprendizaje e ilusión

El fin de año ya está aquí y, con él, llega el momento de hacer balance. ¿Qué nos ha traído este 2017?

Balance 2017

Apenas diez páginas en el calendario nos recuerdan que 2017 está llegando a su fin. Sin duda, ha sido un año de nuevos desafíos y retos alcanzados. La constancia, la versatilidad y la visión innovadora han sido factores clave para ello. ¿Qué hemos aprendido durante este año? Estas son las principales claves:

  • El valor de la cultura diversa. Hoy, la diversidad ya no es entendida como un factor anecdótico, sino que ha demostrado ser un valor añadido para cualquier compañía. Para ello, tiene que abordarse desde un enfoque amplio, y atender a la cultura, la edad, las capacidades, el género… Los beneficios son múltiples: no solo permite la igualdad de oportunidades, sino que además impacta de forma determinante en el clima laboral y favorece que surjan ideas disruptivas. Vive la difference!
  • Nunca es tarde para aprender. La formación de calidad es una de las claves para que el talento más joven acceda al mercado laboral. Uno de los itinerarios que más fuerza ha alcanzado este año es la FP Dual ya que, como nos explicaron Pablo y Brickell, combina la teoría con prácticas laborales en un entorno real. Además, en Repsol contamos con otra modalidad que contribuye igualmente a la integración efectiva de recién titulados: los Programas de Formación para Nuevos Profesionales, que permiten que sus alumnos adquieran una visión integral de nuestra actividad. Pero la ilusión por aprender debe ser constante, por lo que nos esforzamos en cultivarla día a día con alternativas como el mentoring.
  • Líderes en potencia. En un contexto profesional marcado por el cambio, resulta fundamental que la voz de la experiencia se complemente con nuevas formas de pensar y de hacer. El joven líder ya está aquí, y está revolucionando la gestión de personas. Pero, ¿nace o se hace? Ambas cosas: todos podemos reforzar esta capacidad si sabemos cómo.
  • El futuro que ya es presente. La digitalización ha modificado la forma en que nos movemos, nos comunicamos e, incluso, trabajamos. Las nuevas tecnologías forman ya parte de la cotidianidad, ayudándonos a derribar fronteras y a estar más conectados.
  • Las palancas del desarrollo. Gestión del cambio, flexibilidad, satisfacción de expectativas… Estos conceptos, desconocidos hace tan solo unos años, se han asentado en el ABC del desarrollo del talento a lo largo de 2017. No puede ser de otro modo: suponen un aliciente para que queramos convertirnos en profesionales de 10.
  • Más allá de lo laboral. Como no solo de pan vive el hombre, también es importante alimentar el corazón. Por ello, nos hemos unido a causas como la lucha contra el bullying y, una vez más, entre todos teñimos Campus de rosa.

Más allá de hacer borrón y cuenta nueva, el año que está al caer nos permite consolidar lo aprendido hasta el momento. Por delante: 365 nuevas oportunidades. Una actitud que hoy adquiere más sentido que nunca: tras casi cuatro años de andadura, cerramos esta etapa. Pero recordad que podréis seguir leyendo las historias de nuestros empleados en Repsol Inside, estar al tanto de todas nuestras novedades además de en LinkedIn y YouTube, en Twitter, Facebook e Instagram. Y, por supuesto, conocer las vacantes disponibles y hacernos llegar vuestros cv a través de nuestro Canal de Empleo. Felices fiestas, ¡y a por un 2018 lleno de éxitos!