Saltar al contenido
El futuro de los materiales es de los bioplásticos y de los polímeros autorreparables
3254 Accesos, 0 Comentarios

De entre los campos en los que más activamente han comenzado a trabajar los investigadores del Centro de Tecnología Repsol se encuentran dos cuyo futuro es altamente prometedor, tanto desde el punto de vista científico como desde la perspectiva de los usuarios finales. Uno es el de los bioplásticos y el otro, el de los polímeros autorreparables. Por ello, con motivo del Año Internacional de la Química, Repsol organizó una jornada titulada “Materials for the Future” a la que invitó a tres científicos destacados a nivel mundial para compartir el presente y el futuro de una disciplina que será clave en pocos años. Durante la jornada quedó claro que el panorama es muy prometedor, aunque hay mucho camino por recorrer y muchas ideas sobre las que trabajar.

Primero, ante una audiencia de casi 100 personas, cada uno de los científicos invitados dio una charla abierta en donde se trataron temas como aplicaciones de estos materiales y beneficios para la sociedad. Después, los tres científicos invitados trabajaron a puerta cerrada con los investigadores del Centro de Tecnología Repsol para definir sinergias y colaboraciones futuras.

Los investigadores especializados en polímeros autorreparables fueron dos. El primero que habló fue Ludwik Lieber, Director de Investigación del Centro Nacional francés de Investigaciones Científicas y Director de Química y Materiels Ligeros de la Escuela Superior de Física y Quimica Industriales de París.

En su charla, planteó diferentes retos para el desarrollo de materiales autorreparables, entre ellos imitar cómo la naturaleza maneja el reconocimiento molecular y trabajar en una química basada en subproductos que no supongan un agotamiento del planeta.

El segundo especialista en plásticos autorreparables fue un español, Santiago J. García, que acudió en representación de la Universidad Tecnológica de Delft (Holanda).

En su exposición incidió en la necesidad de cambiar la idea de los materiales tradicionales que se diseñan para evitar el daño reemplazándose cuando fallan y pasar a admitir que los materiales sufren daños. Por eso es mejor curar esos daños de la misma manera que, por ejemplo, hace nuestro organismo cuando nos hacemos una herida.

La jornada la cerró Philippe Dubois, Director del Centro de Innovación e Investigación en Materiales y Polímeros en la Universidad de Mons (Bélgica). Él fue quien puso la guinda desvelando los secretos de los bioplásticos. Advirtió que los dos grandes retos son lograr precios competitivos y ajustar las propiedades necesarias a cada aplicación.

Pilar Lafuente, investigadora del Centro de Tecnología Repsol, comenta que “recibir la experiencia directa de referentes científicos, como lo fueron nuestros tres invitados, aparte de enriquecernos técnicamente constituye un gran aliciente en nuestra labor investigadora. Esperamos que el éxito de este evento nos anime a promover muchos más”.

Comentarios


Sea usted el primero.