Saltar al contenido
El futuro de las baterías recargables es lento pero seguro
4629 Accesos, 2 Comentarios

Sin duda, el tema de las baterías recargables es considerado prioritario y de futuro. Así quedó de manifiesto en el Centro de Tecnología Repsol durante la charla técnica que impartió Rosa Palacín, investigadora del Instituto de Ciencia de Materiales de Barcelona perteneciente al CSIC y una de las mayores expertas del mundo en el tema. Según la investigadora, el futuro de la energía pasa por almacenarla en baterías, porque “si queremos un porcentaje mayor de renovables se debe trabajar en la línea de las tecnologías de almacenamiento”. Dicho de otra forma, guardar la energía renovable que se pierde cuando no se utiliza (por las noches, por ejemplo) y servirla cuando haga falta. Y desveló que la evolución de las baterías no es tan veloz como la de los chips, sino más cercana a la de los productos de la industria farmacéutica.

Durante la charla, la investigadora del CSIC reveló un dato incontestable: “las baterías recargables de los coches eléctricos suponen casi la mitad del precio del vehículo, y el 90% del coste de la batería proviene de los materiales”. Y la situación puede ir a peor porque el precio de los materiales, sobre todo del litio, ha ido subiendo.

En su charla, Palacín advirtió que “hay materiales críticos como el litio, cuyo abastecimiento a medio plazo puede verse reducido, sobre todo si se utiliza como base para las baterías del coche eléctrico”. Las soluciones pasan, según la investigadora, por el reciclado de litio (“cosa que no es fácil”) o por el avance en la investigación de nuevos materiales que hagan la función del litio. De esa manera seríamos menos dependientes de Suramérica o China, que son los principales productores de este metal, el más ligero de los conocidos.

Y esas  investigaciones se dirigen a buscar “diseños con más densidad de potencia y con mayor eficiencia basados en materiales de elevada capacidad de almacenamiento, de bajo coste y respetuosos con el medio ambiente”.

Ya lo dijo Palacín: “no hay una batería ideal para todas las aplicaciones”. Pero se está trabajando en ello. Eso sí, aquí no existe Ley de Moore: los desarrollos pueden tardar más de una década en ver la luz instalados en productos comerciales.

Comentarios
Añadir comentario

Publicado el día 17/04/12 14:45 en respuesta a Xosé.

Juan Manuel Daganzo

Gracias por escribirnos Xosé, pero en la actualidad lamentablemente los artículos del Blog sólo están disponibles en castellano.

Responder Arriba

Publicado el día 13/04/12 14:13.

Xosé

Pediría este artículo traducido al Galego para poder utilizarlo, gracias.

Responder Arriba