Saltar al contenido
Más seguridad en la generación eléctrica gracias a los fluidos desarrollados por Repsol
2708 Accesos, 0 Comentarios

Aislar y refrigerar. Ése es el objetivo último de los aceites dieléctricos que se utilizan en el interior de transformadores eléctricos. Las sustancias más comunes en el mercado se basan en aceites minerales derivados del refino del petróleo. Se caracterizan por ser muy poco biodegradables y tener un punto de combustión relativamente bajo. Esto provoca que conlleve riesgos medioambientales y de seguridad frente a incendios. Pero el Centro de Tecnología Repsol ha desarrollado un fluido dieléctrico biodegradable que reduce el riesgo de incendio y mejora la seguridad tanto de las instalaciones como de las personas implicadas en su manejo y mantenimiento.

El logro se consiguió en el Centro de Tecnología Repsol bajo el paraguas del proyecto CENIT Crisálida. Uno de los principales objetivos del proyecto fue dar respuesta con nuevas tecnologías a las necesidades de energía eléctrica en el futuro con la creación de una red de distribución secundaria más segura para las personas y bienes, un menor impacto medioambiental y una mayor seguridad y calidad del suministro eléctrico.

El fluido desarrollado en el Centro de Tecnología Repsol está basado en más de un 99 % de su composición en aceites vegetales. Presenta una apropiada estabilidad termo-oxidativa gracias al adecuado grado de refino del aceite, a su composición de ácidos grasos y a la presencia de antioxidantes naturales.

Esta combinación de factores permite utilizar una formulación que no contiene antioxidantes sintéticos y no contiene frases de riesgo en su etiquetado. Además, el fluido no presenta toxicidad frente a organismos acuáticos.

Los ensayos de resistencia al fuego demuestran que el fluido biodegradable tarda más en comenzar a arder que el fluido mineral, y cuando lo hace genera menor cantidad de calor, menos humos y menor toxicidad en los mismos, y menor opacidad.

El fluido ha superado con éxito los ensayos de laboratorio y en transformador, y los prototipos precomerciales llevan instalados sin problemas desde hace tres años. Ya se han a instalado los primeros prototipos de funcionamiento real en la red eléctrica nacional y el futuro del producto se presenta prometedor en aquellas instalaciones en las que la seguridad es un factor crítico.

Comentarios


Sea usted el primero.